La sinergia de la infraestructura

Abril 15, 2016  |  Edgar Laponte

POST RECIENTES

La fortaleza de la

transparencia

Agosto 23, 2016

El poder de las ideas

Marzo 30, 2016

En  verano del 2008, la FIFA a través de su portal fifa.com lanzó una encuesta a nivel internacional para identificar cual era el estadio más representativo del futbol mundial.  La encuesta estaba abierta a seis estadios (Wembley, Camp Nou, Maracaná, Bernabéu, San Siro y Azteca) considerados los más distintivos del planeta. El  concepto, era muy simple, si el mundo tuviera una selección, ¿Cuál sería su sede?
 

La encuesta se llevó a cabo con participación de miles de personas de todo el orbe, y en pocos días la votación se cerró. El resultado fue sorprendente, el estadio seleccionado fue el Estadio Azteca. ¿Por qué razón los aficionados al futbol mundial habían decidió que el mítico estadio era el más representativo del futbol? Seleccionado por arriba del “Wembley de los Ingleses”, padres e inventores del futbol moderno, del “Maracaná de los pentacampeones” del mundo, o del “Bernabéu del Real Madrid”, casa del club más exitoso de todos los tiempos. La respuesta no es están simple; muchos factores tuvieron que conjugarse para llegar a esta conclusión.
 

Momentos inolvidables en la historia del Estadio Azteca fueron la razón principal. La primera es que sobre el pasto de este escenario, se coronaron campeones del mundo Pelé (70) y Maradona (86), los dos considerados los “dioses del futbol” de todos los tiempos; el estadio, ha sido sede de dos finales de copas del mundo, ahí se disputó la antigua copa Jules Rimet y la actual Copa del Mundo. Pelé se retiró ahí mismo, después de ganar aquella final de 1970; en este mismo estadio, se llevó a cabo el llamado “Partido del Siglo” entre Italia y Alemania; y por último, porque es un estadio considerado perfecto para ver el futbol ya que fue diseñado específicamente para ello.
 

El Estadio Azteca es un escenario que se construyó con la visión de realizar una copa del mundo, pero nunca con la certeza de que se escribirían historias inolvidables y gloriosas para el futbol hasta llegar a convertirse en el estadio más representativo del futbol.
 

Cuando muchos empresarios me plantean la visión de que “solamente estarían dispuestos a invertir en infraestructura cuando tengan los clientes seguros para respaldar la inversión”, siempre les hago referencia al Estadio Azteca. Resulta improbable tener primero, dos finales de copa del mundo, un partido del siglo y miles de  emociones inolvidables para después construir un escenario. Una copa del mundo no se hubiera llevado a cabo si no se hubiera construido primero un estadio majestuoso. 
 

Construir un inmueble imponente no es suficiente para lograr este nivel de éxito, pero si es el primer paso para alcanzarlo; para ello, hace falta renovarse día con día, trabajar mucho en el espíritu y en la promoción adecuada. El Estadio Azteca es hoy en día un inmueble abandonado, desaprovechado, menospreciado y mal acondicionado acorde a su gran historia, a las condiciones del futbol actual, y a su propia investidura real de "templo de dioses". Hoy en día, Messi y Ronaldo deberían disputar al menos un encuentro sobre este paso sagrado. Imaginen un partido entre Barcelona y Real Madrid en el Estadio Azteca para relanzar y reposicionar su marca y prestigio.

 

La infraestructura siempre creará una sinergia de inspiración. Si bien es cierto que jugadores han brindado grandes actuaciones ahí, es una realidad, que muy pocos le darían el crédito al contexto otorgado por el magnífico escenario. La infraestructura siempre será un punto de iluminación para la germinación de grandes sucesos trascendentales para la humanidad.

 

Permítase como visionario, planear y crear una gran infraestructura para aportar una mejora incalculable a la humanidad.  Haga de su empresa/proyecto una contribución a la evolución creando su propio Templo de Dioses.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

© 2016 by Laponte Corp.